5 pasos para sacar el certificado energético de una casa

//

¿Tiene un inmueble que deseas vender o bien rentar? Desde el 1 de junio es obligación que algún contrato de compraventa o bien arrendamiento (de un edificio o bien una unidad de este) integre el certificado energético. Oséa, una etiqueta que refleja el consumo energético del inmueble. Como la de los electrodomésticos. Hallar este certificado puede ser simple si se conoce cómo.

1º. Detectar a un técnico competente. Las comunidades autónomas están obligadas a realizar un registro de expertos habilitados para llevar a cabo estas certificaciones. En todos y cada Red social se definió un órgano competente para este tema. En la Red social de La capital de españa, entre otras cosas, es la Dirección General de Industria, Energía y Minas. Hay que averiguar este registro para cerciorarse de que tu certificación la ejecuta un técnico acreditado.

comprar aire acondicionado barato

2º Pedir presupuesto y concierta una cita con el técnico. El valor del certificado es libre, lo que dió pie a promociones de incierta fiabilidad. Ya que el certificado tiene dentro sugerencias para hacer mejor la eficacia, determinados están ofertando el certificado gratis en lugar de realizar después las proyectos de reforma que se sugieren. En otras ocasiones, hay promociones que garantizan de seguro una certificación efectiva, lo que atenta contra el rigor de esta etiqueta.

Cabe acordarse que cada red social aplicará un sistema de control de los certificados, y si se identifican incoherencias, se comunicarán al dueño, que va a tener un período de subsanación o bien presentación de alegaciones antes de seguir, en su caso, a cambiar la calificación. Entonces, no se debe confiarse de fórmulas inciertas, ahora que no solo se deforma y banaliza el auténtico valor acreditativo del certificado, sino además posiblemente la certificación no sea intensa y esté condicionada por la oferta.

Lo mejor es soliciar numerosos capitales y sugerir que se visite la vivienda o bien cuando menos que se conozcan sus peculiaridades básicas. Como es evidente, el trabajo que implica investigar el desempeño energético de una casa de 80 m2 no es exactamente el mismo que el de un chalet unifamiliar de 200 m2.

3º Hacer llegar el certificado a la red social autónoma. Cuando el técnico ha evaluado la vivienda y elaborado el certificado, hay que comunicarlo al organismo competente en todos y cada región. Este certificado no posee validez hasta el momento en que no es inspeccionado por la Administración, que verifica que la evaluación se ha ejecutado de manera correcta y la calificación de la vivienda es la correcta. De ahí la consideración de haber realizado una calificación intensa.

Esta comunicación supone por su parte unas tasas, establecidas por cada red social. No es requisito hacer en lo personal esta comunicación, puede llevarlo a cabo algún otra persona o bien inclusive ocuparse de los trámites nuestro técnico en su pack de servicios.

4º Recibir el número de registro. En el período de unos un par de días hábiles precisamente (va a depender de cada red social), se conseguirá la etiqueta energética con el número de registro asignado, lo que supone que la vivienda ahora está certificada y registrada con la supervisión administrativa correspondiente.

Desde el momento en que esta regla entró en vigor, las comunidades autónomas están obligadas a hacer un registro público con los inmuebles acreditados y su correspondiente calificación energética, a los que se les asigna un número de registro. El certificado de eficacia energética va a tener una validez máxima de 10 años, siendo el dueño el encargado de su renovación. Sin embargo, el dueño puede seguir de forma voluntaria a su actualización si hace una reforma o bien cree que hay variantes en puntos del edificio que logren cambiar su calificación energética.

5º integrar el certificado en los avisos de venta o bien alquiler. El Real Decreto establece que la etiqueta energética debe incluirse en toda oferta, promoción y propaganda apuntada en venta o bien alquiler. La normativa aún no ha concretado cómo, mas en todo caso este aspecto se tiene dentro a los criterios a tomar en cuenta la hora de comprar o bien rentar el inmueble, ahora que en el momento en que se venda o bien alquile, el vendedor debe dar el certificado al cliente o bien arrendatario.

La acreditación ‘A’ es la más alta, y va descendiendo consecutivamente hasta la calificación ‘G’, cuantificando estas letras unos indicadores de kilogramos de emisión de CO2 por cada metro cuadrado de edificio o bien una parte de este certificada, relacionados con las solicitudes o bien pretenciones energéticas, y los desempeños de los equipos y también instalaciones. “Tener una aceptable calificación te asistirá a revalorizar tu vivienda”, remarca el Instituto de Aparejadores de La capital de españa.

Fuente El Planeta

Deja un comentario

Call Now Button
Abrir chat